Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Buscar
¿No eres un miembro? Regístrate aquí
Compártelo
X

¡Qué difícil resulta dejar a mi bebé!

(0 comentarios)

No es fácil dejar a tu bebé al cuidado de alguien más, estos consejos te ayudarán.

Miércoles, Marzo 2, 2016 - 11:39

Estoy un poco preocupada: ¿qué voy a hacer cuando tenga que volver al trabajo?

Incluso sólo pensar en dejar a tu bebé por unas horas te produce un nudo en el estómago. ¿La niñera lo cuidará bien? ¿Será demasiado pronto para dejarlo? Si estás a punto de regresar al trabajo esa angustia puede ser mayor pero relájate, piensa que al irte a trabajar la separación de tu hijo es beneficiosa tanto para ti como para él porque le permite construir su identidad y adquirir confianza en sí mismo. A ti te ayuda a darte tu espacio como mujer y profesionista, lo que será el mejor ejemplo que le puedes dar.

 

La primera separación

 

El día ha llegado: tienes planeado salir sólo con tu esposo y lo lógico es que al bebé lo cuide una niñera. Esto puede causarte más ansiedad a ti que a él y es natural, pero no dejes que tu hijo lo sepa. ¿Cómo le das a entender que algo distinto está sucediendo? Consintiéndolo mucho, apapachándolo o besándolo más de lo acostumbrado, justo 10 minutos antes de que llegue su niñera. Eso es contraproducente para él porque de pronto te irás y sentirá que lo estás abandonando.

 

Cuando llegue quien lo vaya a cuidar, tómate tu tiempo para estar con ambos antes de marcharte. O mejor aún: puedes pedirle a la niñera que venga a tu casa unos días antes para que pase unas horas con tu hijo mientras estás presente. A la hora de irte, dile adiós a tu bebé (sin olvidar mencionar que vas a volver pronto). Si tu hijo llora cada que te vas, entonces te está poniendo a prueba porque tan pronto como te vayas estará sonriendo de nuevo.

 

Para tu tranquilidad crea un sistema de comunicación abierta con la niñera. ¿Cómo?

 

  • Pídele que te envíe un mensaje de texto cuando el bebé se haya dormido
  • Llámala saliendo del cine o camino al restaurante
  • Dale los datos de contacto de tus padres, tus suegros o del pediatra de tu hijo "por si acaso"
  • Coloca un  pizarrón en la habitación de tu hijo con estas instrucciones (escritas de manera clara y sencilla), así podrás disfrutar de una noche relajada

 

Volviendo al trabajo: entre el placer y la culpa

 

Si de por sí es difícil dejar a tu bebé por una noche, muy probablemente te preguntes cómo será cuando tengas que volver al trabajo, es decir, tendrás que decidir si lo vas a dejar en la guardería, con una niñera, con tu mamá o tu suegra todos los días, mientras vas a trabajar. Muchas mamás se debaten entre el deseo de volver a trabajar  y el sentimiento de culpa que les genera el dejar a su bebé con otra persona.

 

Pero ¿por qué no mejor ver las cosas por el lado positivo? Tu bebé hará nuevas relaciones y amistades, mientras que tú estarás feliz de tener una vida social más amplia, con tus descansos para el café o quizá para ir a almorzar fuera de la oficina. También lo puedes ver como tu propio tiempo y espacio para poner en orden tus ideas; así, poco a poco te será menos tedioso esperar para poder ir a recoger a tu bebé.

 

Si en la noche tu hijo te ignora o como que no quiere saber de ti cuando vas a recogerlo, ¡no te angusties! Esta reacción es normal, así que tendrás que darle un tiempo a tu bebé para separarse de la persona que lo ha estado cuidando todo el día (es más, velo como una señal de que a tu hijo le agrada quien se ocupa de él). Si tu bebé empieza a llorar, no es porque esté triste sólo necesita desahogar las emociones que tuvo en el día. Nada mejor que un abrazo de mamá para secar sus lágrimas.

 

Consejos para ayudar a tu hijo a sentirse mejor

 

  • La separación, pero también que se volverán a reunir los debes explicar muy claramente: la comunicación y la explicación (según su edad) son esenciales.
  • Cada vez que vayas a trabajar, explícale que él se va a quedar con su niñera o en la guardería y más o menos dale un panorama de lo que será su día: jugar, correr, ir a dar un paseo, convivir con otros niños.
  • Recuérdale que esa tarde lo vas a volver a ver. Trata de no hacer promesas que no cumplirás, por ejemplo, si le dijiste que volverás a las 3 y no lo haces, tu hijo se sentirá defraudado. Sólo menciona que “mamá regresará en la tarde por ti, ¿de acuerdo?”, sin mencionar nada específico.
  • Cuando vayas a recogerlo pregúntale cómo le fue, qué hizo y si se divirtió.
  • Incluso hay una manera más simple de hacerle saber a tu hijo que estás ahí: obséquiale un juguete pero trata de que lo relacione contigo, éste será su objeto de transición, es decir, cada que tú se lo des él sabrá que forma parte de ti y te sentirá cerca. También puedes darle una de tus bufandas para que, si lo necesita, se sienta tranquilo con el olor de tu perfume.
  • Mantente tranquila, no olvides que si te relajas, entonces el bebé también lo hará.

 

Leer más

Únete al Club de Mis Primeros 1000 Días

Tranquilidad en la crianza, a un sólo clic. Obtén semanalmente consejos personales y soluciones vía correo electrónico.

  • Aprende de nutrición a tu ritmo
  • Prueba las prácticas herramientas a tu medida
  • Consigue ayuda y las respuestas que necesitas de inmediato

¡Regístrate!

Contenido Relacionado
Comentarios sobre el artículo

Comentarios sobre el artículo

0 comentarios