Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Buscar
¿No eres un miembro? Regístrate aquí
Compártelo
X
Mamá-carga-bebé-llorando

¿Por qué mi bebé llora toda la noche?

(0 comentarios)

Descubre las causas por las que tu pequeño no puede conciliar el sueño.

Miércoles, Marzo 2, 2016 - 12:48

¿Tu bebé se queda dormido fácilmente pero se despierta a la mitad de la noche llorando? Checa nuestros consejos para mejorar esta situación. 

Si desde hace varias noches, los llantos de tu peque interrumpen tu sueño, ¡paciencia! Es un periodo normal que como todos pasará. La mayoría de los niños entre los 6 meses hasta los 6 años les sucede. Aprenderás que estos "trastornos" del sueño son básicos para el equilibrio mental y emocional de tu hijo.

 

A continuación encontrarás algunos consejos para entender los terrores nocturnos y pesadillas de los bebés.

 

¡Me atacan los monstruos!

 

Las pesadillas de los bebés empiezan alrededor de los 3 años y continúan hasta los 5, aproximadamente. Se producen al final de la noche, durante la fase de REM (Movimiento rápido de ojos, Rapid Eye Movement, en inglés).

 

Dragones, monstruos, fantasmas y espantosas criaturas visitan a tu hijo por las noches. Es algo normal a esa edad: las pesadillas son la representación de sus temores. Ver caricaturas de un perro malo o haber leído un libro acerca de una bruja, es suficiente para que esos personajes lleguen a su mente mientras duerme. Pero es bueno entender que gracias a las pesadillas, los niños pueden expresar sus frustraciones, penas y  angustias. Es una etapa necesaria, ya que de esta forma construyen su propio pensamiento.

 

¿Cómo debes manejar esta situación? ¡Con apapachos, por supuesto! No hagas más grande su miedo pero tampoco le restes  importancia: explícale simplemente que los monstruos no existen. Tranquilízalo para que vuelva a dormir. Al día siguiente habla con tu peque sobre el libro o la caricatura que le haya asustado para ayudarle a superar su miedo.

 

El terror nocturno es inofensivo

 

Los terrores nocturnos son diferentes a las pesadillas puesto que se producen al principio de la noche, durante el sueño profundo. Generalmente se dan entre los 4 y los 8 años. Otra diferencia con las pesadillas es que tu hijo no se despierta. Se sienta en la cama con la mirada fija, llora, grita, se agita o suda ¡pero sigue dormido! Es increíble pero es mejor no despertarlo, ya que no entendería por qué lo despiertas.

 

Estas "crisis" por lo general sólo duran unos minutos y el niño se calma solo. Al día siguiente, ¡no se acuerda de nada! Una de las causas de los terrores nocturnos es la falta de sueño. A veces, estos episodios nocturnos de llanto también le permiten a tu hijo expresar alguna preocupación o ansiedad ante algo nuevo: el regreso a la escuela, la llegada de un hermanito o hermanita, etc.

 

Si los terrores nocturnos están ligados a la falta de sueño, una opción es acostar a tu peque antes o permitirle hacer una siesta. Procura no acostarlo demasiado tarde para no alterar su ritmo de sueño. Si las crisis continúan, habla con el pediatra, él te podrá aconsejar.

 

Consejos para que consigan dormir

 

Para que pasen noches tranquilas te damos unos consejos que te serán útiles para acabar con las pesadillas de tu bebé.

  • Pon una pequeña lámpara en su cuarto: eso le hará sentirse más seguro.
  • Deja la puerta entreabierta y el pasillo con algo de luz, así el bebé no se sentirá totalmente aislado del mundo.
  • Rutina nocturna: hagan una pequeña "inspección" del cuarto para que  tu hijo vea que no hay monstruos.
  • Cántale una canción de cuna, léele un cuento y dale un gran abrazo.
  • ¡Su peluche preferido es también el compañero indispensable en la lucha contra los monstruos!
  • Y si realmente tu hijo necesita algo más para tranquilizarse, permítele que se acueste contigo en tu cama, anticipándole que es sólo por un rato, si es que no estás de acuerdo con el colecho.

Leer más

Únete al Club de Mis Primeros 1000 Días

Tranquilidad en la crianza, a un sólo clic. Obtén semanalmente consejos personales y soluciones vía correo electrónico.

  • Aprende de nutrición a tu ritmo
  • Prueba las prácticas herramientas a tu medida
  • Consigue ayuda y las respuestas que necesitas de inmediato

¡Regístrate!

Contenido Relacionado
Comentarios sobre el artículo

Comentarios sobre el artículo

0 comentarios