Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Buscar
¿No eres un miembro? Regístrate aquí
Compártelo
X
Mamá-feliz-hace-cariños-a-bebé

Maternidad sin culpa

(0 comentarios)

Disfruta al máximo este momento aprendiendo a manejar tus emociones

Jueves, Enero 21, 2016 - 18:18

A lo largo de la maternidad se experimentan una serie de sentimientos muy diferentes entre ellos, aprende a identificarlos y manejarlos correctamente.

Vivir la maternidad en alegría y equilibrio emocional es, sin duda, el anhelo de toda nueva mamá. Sin embargo, los sentimientos que nos acompañan en este maravilloso proceso no siempre son de bienestar interior. Miedos, enojos y culpa pueden atravesarse por nuestro camino, por lo que es importante verlos, reconocerlos y transformarlos en algo positivo que nos ayude a crecer.

Todo indica que en los últimos años el remordimiento por parte de las madres se ha incrementado; paradójicamente, este sentimiento se forma de ideas que nosotras mismas generamos. ¿Tendrá algo que ver con la imagen de la súper madre que la sociedad impone? ¿Con ser la madre ejecutiva? ¿La más guapa y delgada? ¿La más dulce y tierna, comprometida con sus hijos y con ella misma? ¿Será consecuencia de la falsa idea de que las madres deben hacerlo todo? Cuando estas ideas empañan nuestra capacidad de gozar, es necesario tener herramientas para regresar al equilibrio que como mamás merecemos tener.

Cuando hablamos de la culpa, generalmente nos referimos al acto cometido consciente o inconscientemente, con o sin intención de perjudicar a alguien. El sentimiento de culpa, por hacer o no alguna cosa, puede restarnos mucha energía. Empecemos por aprender a disculparnos sólo cuando efectivamente existe una razón real para hacerlo; pedir perdón y perdonarnos es la forma más sana de actuar frente a este sentimiento. Además de pedir disculpas, podemos reparar el daño, compensar la acción y aceptar con sencillez que somos seres en crecimiento y que aprendemos de nuestro errores.

Pocos sentimientos desgastan tanto como la culpa: se sufre mucho al pensar que se es responsable de algo y se incurre en el autocastigo como una forma de enmendar los errores. Por ello, cuando logramos entender que hicimos lo que pudimos, debemos desechar ese sentimiento y cambiarlo por otro de humildad, confianza y responsabilidad por mejorar nuestras siguientes decisiones.

El amor es el sentimiento más poderoso que existe; por ello, si somos capaces de comprendernos amorosamente, podremos contrarrestar esa culpa a la que nos referimos y que tanto daño nos causa. Por esto, al perdonar podemos respirar y tener pensamientos positivos: “me acepto como soy y sé que doy lo mejor que tengo”.

En el proceso de educar, criar y formar a nuestros hijos, siempre hay sentimientos, como enojo, miedo y desesperación. Cuando los educamos, se pone a prueba todo lo que en realidad somos. El verdadero aprendizaje y el crecimiento se dan cuando aceptamos que no somos perfectas. Por ello, es importante aceptarnos con nuestros errores y entender que es a partir de éstos que también nuestros hijos aprenden.

Leer más

Únete al Club de Mis Primeros 1000 Días

Tranquilidad en la crianza, a un sólo clic. Obtén semanalmente consejos personales y soluciones vía correo electrónico.

  • Aprende de nutrición a tu ritmo
  • Prueba las prácticas herramientas a tu medida
  • Consigue ayuda y las respuestas que necesitas de inmediato

¡Regístrate!

Contenido Relacionado
Comentarios sobre el artículo

Comentarios sobre el artículo

0 comentarios