Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
Bebé recién nacido recostado sobre mamá

¿Cómo cuidar la salud digestiva de mi bebé?

Conoce cómo cuidar y mantener el bienestar de su pancita.

Martes, Junio 26, 2018 - 11:44

Aprende sobre los prebióticos, probióticos, microbiota y cómo influyen en la salud de tu pequeño para prevenir malestares estomacales.

Empecemos definiendo salud digestiva: es cuando el sistema digestivo de tu pequeño es lo suficientemente fuerte para tener una adecuada absorción y asimilación de nutrimentos que por ende, refuerzan su sistema inmunológico. Para lograrlo, necesita de los prebióticos y probióticos; seguramente has escuchado hablar de los ellos, ¿pero sabes qué son y cómo intervienen en la salud digestiva? A continuación te lo decimos:

 

La Leche Materna es un canal por el que tu pequeño no sólo recibe los nutrimentos que necesita para continuar su desarrollo y ayudar a que sus pulmones, corazón y sistema digestivo (entre otros órganos), continúen con un adecuado proceso de maduración, sino que también le aporta prebióticos, probióticos  y le ayuda a desarrollar una microbiota sana, es decir, un intestino funcional y sano.

 

Los probióticos son microorganismos vivos, es decir, bacterias buenas que favorecen las funciones del intestino y el desarrollo de la microbiota, se obtienen por medio de la dieta o de suplementos alimenticios; y los prebióticos son el alimento de estas bacterias buenas.

 

Aunque tu bebé es muy pequeño para ingerir alimentos sólidos, los prebióticos y probióticos también influyen en su sistema digestivo, pues llegan a su pancita por medio de la Leche Materna.

 

La salud digestiva es muy importante para evitar algunos de las condiciones más comunes en los pequeños menores de seis meses, como:

  • Cólicos
  • Reflujo
  • Estreñimiento

 

Uno de los beneficios de unir probióticos y prebióticos, es favorecer la limpieza de todo el sistema gastrointestinal de tu pequeño, ayudando a que los virus y bacterias dañinas para su salud, desaparezcan. De esta manera es posible evitar malestares estomacales, infecciones y enfermedades intestinales.

 

Pero si notas que tu bebé presenta constantes malestares como inflamación, dolor, estreñimiento o cólico, consulta a tu profesional de la salud para tener un diagnóstico acertado; no olvides que sólo él está capacitado para hacerlo y para recomendar posibles soluciones.

 

Recuerda la importancia de tu alimentación durante el periodo de lactancia, pues la salud de tu hijo puede depender de ella. No olvides que los primeros 1000 días pueden hacer la diferencia en su futuro.

 

¡Regístrate y conoce más sobre la salud digestiva y el desarrollo de tu bebé!

 

Leer más

Únete al Programa de Nutrición "Mis Primeros 1000 Días"

Tranquilidad en la crianza, a un sólo clic. Obtén semanalmente consejos personales y soluciones vía correo electrónico.

  • Aprende de nutrición a tu ritmo
  • Prueba las prácticas herramientas a tu medida
  • Consigue ayuda y las respuestas que necesitas de inmediato

¡Regístrate!

Contenido Relacionado

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!