Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
Ilustración de bebé confundido

Mi bebé tiene reflujo, ¿qué puedo hacer?

Descubre cómo puedes ayudarlo.

Miércoles, Mayo 16, 2018 - 10:03

Si tu pequeño repite un poco de leche terminando de comer, o a los pocos minutos de haberlo hecho, tienes que leer esto.

Se le dice reflujo a la regurgitación de una pequeña cantidad de leche que el bebé consumió durante la última toma; es uno de los padecimientos más comunes en los lactantes menores de 6 meses y suele desaparecer con el paso del tiempo.

 

Te decimos algunos de los motivos:

 

Ilustración de bebé sorprendido

Inmadurez digestiva

Cuando tu hijo se alimenta, la leche que ingiere debe hacer cierto recorrido a través de su organismo para llegar a su estómago; entre la garganta y el esófago hay un anillo llamado esfínter esofágico, que es como una puerta que ayuda a que los alimentos no puedan regresar por sí mismos.

La inmadurez de este esfínter para mantenerse cerrado, puede ocasionar reflujo.

 

Ilustración de bebé llorando

Comer muy rápido

Cuando los bebés están muy hambrientos suelen succionar con rapidez para saciarse, provocando que su estomaguito sobrepase su límite; es como llenar de más un tanque, indudablemente se desbordará al exceder su capacidad.

 

Ilustración de bebé asustado

Tragar aire durante la toma

Va un poco de la mano con el punto anterior, ya que al sentirse hambrientos tragan aire, mismo que ocupa un espacio y después buscará salir, expulsando la leche ingerida.

 

Ilustración de bebé contento

¿Cómo evitarlo?

Por lo general, las regurgitaciones suelen ser expulsadas sin presentar signos de incomodidad o dolor, simplemente expulsan un poco de leche, sin embargo puedes:

  • Revisar que tenga un adecuado agarre del pecho para evitar que trague aire
  • Ayudarlo a eructar después de cada toma
  • Hacer pequeñas tomas para evitar que coma muy rápido o de más 
  • Cerciorarte de que su ropa no presione mucho su estomaguito

 

Mantenerlo en posición vertical aproximadamente 30 minutos después de cada toma, le ayudará a no tener expulsiones de leche. Esta postura y la gravedad, pueden ayudarle a mantener la leche en su lugar.

 

Por último, es importante mencionar que sólo un profesional de la salud puede determinar si la situación particular de tu hijo representa un problema para su salud. Acudir a revisiones periódicas y llevar una bitácora, puede ayudarte a llevar un adecuado seguimiento de su desarrollo.

Leer más

Únete al Programa de Nutrición "Mis Primeros 1000 Días"

Tranquilidad en la crianza, a un sólo clic. Obtén semanalmente consejos personales y soluciones vía correo electrónico.

  • Aprende de nutrición a tu ritmo
  • Prueba las prácticas herramientas a tu medida
  • Consigue ayuda y las respuestas que necesitas de inmediato

¡Regístrate!

Contenido Relacionado

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!