Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Buscar
¿No eres un miembro? Regístrate aquí
Compártelo
X

Tranquilidad para ti y su estómago sensible

El estómago sensible es un padecimiento muy común entre los bebés. Aprende más sobre él y regresa el bienestar a sus vidas.

¿Qué es Estómago Sensible?

Al nacer, todos los bebés tienen inmadurez del tracto gastrointestinal, y conforme pasan los meses su estomaguito comienza a madurar. Durante este proceso 
de maduración del organismo, muchos bebés padecen de distintos malestares,
lo cual se define como estómago sensible. Si ves a tu bebé sufriendo por esto, 
no debes preocuparte, ya que es un proceso completamente normal. 

¿Tu bebé tiene Estómago Sensible?

Es importante que estés al pendiente si tu pequeño tiene uno o más síntomas, 
como cólicos, reflujo, estreñimiento y/o disquecia, y que acudas con el pediatra 
en caso de así serlo. 

Cólicos

Si tu bebé no deja de llorar, y no tiene ni una razón para hacerlo, probablemente tenga cólicos. Los cólicos son el síntoma principal de un estómago sensible, y se manifiestan con: 

• Llanto
• Dolor
• Gases
• Posición en la que se hace bolita 

Reflujo

El estómago de tu bebé es muy pequeño, y es común que escupa un poco la leche después de comer. Sin embargo, cuando estas regurgitaciones son muy frecuentes, o escupe casi todo el alimento, ya es considerado reflujo. 

Manifestaciones:
• Regurgitaciones 
• Gases

Estreñimiento y disquecia

¿A tu bebé le cuesta trabajo hacer del baño? Esto puede ser efecto de estreñimiento o disquecia, dos padecimientos muy comunes entre los bebés. 
  
Manifestaciones:
• Gases
• Flatulencias
• Problemas para evacuar

¿Qué efectos tiene en tu bebé?

Además de los síntomas mencionados anteriormente, puede causar inflamación intestinal, desequilibrio en microbiota, deficiencia transitoria de lactasa y motilidad intestinal disminuída. Si notas alguno de estos síntomas, te recordamos ir con el pediatra para que te ofrezca las mejores soluciones. 

Desequilibrio en microbiota

Es cuando a tu bebé le hacen falta bacterias buenas (probióticos y prebióticos), por lo que se dificultan la digestión y la absorción de nutrimentos.

Deficiencia transitoria de lactasa

También conocida como intolerancia transitoria a la lactosa. Es cuando su estómago, durante el proceso de maduración, no puede procesar la lactosa, y le cae pesado. 

Motilidad intestinal disminuída

El proceso de digestión es un poco más largo, ya que el alimento tarda más en pasar por el intestino.

Y, ¿cuánto tiempo dura?

Los malestares alcanzan su punto máximo entre la 5ta y la 6ta semana de vida de tu bebé, y generalmente desaparecen entre los 5 y 6 meses. 

¡No estás sola!

Esta fase es un proceso natural de su cuerpo, sólo hay que esperar a que su estómago madure y darle alimentos que contengan probióticos y prebióticos. Es más: 1 de cada 3 bebés tienen estómago sensible, y más del 50% de las consultas con el pediatra están relacionadas a este tipo de padecimiento. 

Es más común de lo que crees

El cólico comienza entre la semana 2 y 4 de vida y afecta al 30% de los bebés aproximadamente.

Una gran opción

El probiótico L. Reuteri (Lactobacilllus reuteri) puede ayudar a los bebés que sufren de cólico, éste se encuentra naturalmente en la leche materna, pero también en diferentes suplementos.

Menos es normal

Es normal que la cantidad de evacuaciones de tu bebé disminuya conforme va creciendo, sobre todo cuando integras a su dieta alimentos sólidos. El estreñimiento se da cuando tu bebé pasa largos periodos sin evacuar, asociados a molestia, esfuerzo y dolor.

 

Un momento de calma

Para aliviarlo es importante que le des a tu bebé soluciones de nutrición con proteínas parcialmente hidrolizadas para facilitar su digestión, y probióticos para regular su microbiota. Además, acompáñalo durante este proceso de maduración con todo el amor y cariño que puedas darle. ¡Les servirá a los dos! 

Tip

Te recomendamos alimentar a tu bebé exclusivamente con leche materna durante sus primeros 6 meses. Si observas que tu bebé tiene estómago sensible, consulta a un profesional de la salud, quien te dará una solución adecuada.