Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Buscar
¿No eres un miembro? Regístrate aquí
Compártelo
X
Cómo deben ser las papillas de bebé

¿Cómo deben ser los ingredientes de las papillas de mi bebé?

Lo que debes saber sobre preparar papillas en casa

Lunes, Noviembre 13, 2017 - 19:17

Al no preparar los alimentos de manera adecuada, pierden mucho de sus nutrientes y propiedades.

Cuando tu bebé comienza con la alimentación complementaria, una de las preguntas más frecuentes es cómo puedes hacer sus papillas.

 

Puede parecer sencillo, no obstante, debes de prestar mucha atención a la consistencia y a la textura (que no sea demasiado espesa, que no se te vaya ningún trocito sólido o que no sea demasiado aguada), el sabor (es probable que tu bebé rechace las papillas sin sazón o sin sabor), la maduración de las frutas y las verduras (es muy difícil reconocer la maduración y sus propiedades puede variar) además de la cocción (si las frutas y verduras exceden o no cumplen con un tiempo adecuado de cocción, pierden o faltan nutrientes) y la limpieza (es importante limpiar de manera adecuada todos los alimentos para evitar enfermedades).

 

¿Cuál es la importancia de todo esto?

Cuando no preparamos los alimentos de manera adecuada, pierden muchos de sus nutrimentos y propiedades, y es probable que los bebés no reciban los que necesitan para crecer y desarrollarse de manera adecuada, pudiéndoles provocar anemia u otros padecimientos.

 

Cocinar provoca una serie de reacciones químicas que cambian la textura, el sabor, el color y, sobre todo, los nutrimentos de los alimentos. La sobrecocción puede afectar las propiedades nutrimentales provoca:

 

1. Pérdida de nutrimentos

Por lo regular, mientras más se cuecen los alimentos, pierden más nutrimentos. Algunos son más sensibles a los efectos de la cocción debido a sus características naturales.

 

2. Cambios en el sabor y la consistencia

Además de perder nutrimentos, también pueden perder sus sabores y consistencia. Recuerda que, además de ayudarle a desarrollar el habla, también le ayudas a tu bebé con su sentido del gusto y el olfato a conocer nuevos sabores, texturas y consistencia. Un sabor agradable hará que tu bebé quiera comer.

 

3. Cuida el consumo de sal y azúcar

También debes de moderar su consumo de azúcar y sal, así que procura no agregar mucha sal a su comida y que el azúcar en su dieta provenga solamente de fuentes naturales como las frutas.

 

Hacer las papillas en casa y lograr que los nutrimentos, con el punto exacto de maduración de las frutas y verduras, la textura y sabor estén perfectos puede ser un poco complicado, la buena noticia es que existen productos infantiles,  hechos especialmente para tu bebé cocinados a la temperatura precisa y durante el tiempo exacto y además están fortificados con ácido fólico, hierro, vitamina C y zinc, sin azúcar añadida y prácticas presentaciones, ¡listas para comer en cualquier lugar! 

Leer más

Únete al Club de Los Primeros 1000 Días

Tranquilidad en la crianza, a un sólo clic. Obtén semanalmente consejos personales y soluciones vía correo electrónico.

  • Aprende de nutrición a tu ritmo
  • Prueba las prácticas herramientas a tu medida
  • Consigue ayuda y las respuestas que necesitas de inmediato

¡Regístrate!

Contenido Relacionado

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!