Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
picky eater

¿Qué hacer cuando tu hijo no quiere comer?

Descubre qué hace si tu peque empieza a rechazar la comida.

Martes, Enero 8, 2019 - 10:35

Los niños regulan su apetito dependiendo de la etapa en la que están. Algunos tienen menos hambre después de un lapso de crecimiento, por lo que será normal que tu peque disminuya su ingesta.

La cantidad de alimento que comen los peques es una preocupación constante para muchos papás. 

 

Seguro te ha pasado que con mucha ilusión le preparas una comida saludable y deliciosa a tu peque, y el resultado es un absoluto rechazo.

 

La hora de comer es un momento que debería ser placentero para todos, por lo que es normal que te cause conflicto si el apetito de tu hijo es menor que antes o se niega por completo a comer.

 

 

¿Qué es un niño melindroso o “picky eater”?

• Un pequeño que come muy lento. 

• No prueba otros alimentos o alimentos nuevos.

• Prefieren bebidas a los sólidos.

• Selectivo en los alimentos que consume.

• A veces consume menos alimentos de los recomendados.

 

 

¿Es frecuente?

Normalmente se presenta a partir del segundo año y la percepción de los padres de que su hijo es “picky” va de 20 a 50%.

 

 

Razones por las que los pequeños dejan de comer

1. Es normal que sientas que ahora tu peque come menos de lo que acostumbraba. Esto se debe a que, pasados los 12 a 24 meses, ya no necesita tanta comida, porque ya no está creciendo a la velocidad con la que lo hacía antes, es decir, su velocidad de crecimiento desacelera.

 

Sabemos que lo ideal es que los niños coman de todo, variado y nutritivo. Sin embargo, ellos regulan su apetito, es un mecanismo increíble pues ellos comen cuando su cuerpo lo necesita y no lo hacen cuando tienen energía suficiente. 

 

2. Los peques reafirman sus preferencias y tienen muy claro lo que quieren y lo que no, entre los 18 y 24 meses. Esto implica que dejen de aceptar todo lo que les ofrecemos y comiencen a preferir algunos sabores.

 

3. Por otro lado, están en una etapa en donde empiezan a querer interactuar de mayor manera con el medio exterior, lo que hace que la comida no sea su prioridad. 

 

4. Comer es un proceso complejo para ellos, que va más allá de sólo la ingesta de alimentos y requiere del desarrollo de habilidades (desde el sentarse, ver el alimento, agarrarlo, masticarlo, tragarlo, digerirlo, etc.), así como una adecuada interacción con los padres e intercambio de señales entre padres e hijos. Así que ten paciencia para que llegue a automatizar este proceso y le sea más fácil comer.

 

 

Estrategias para que tu peque coma mejor

  • Ten rutinas. Es bueno que lo acostumbres a horarios, así se acostumbrará que a cierta hora o después de cierta actividad es la hora de comer, lo que hará más probable que coma sus alimentos. 
  • Trata de alejarlo de la televisión, juguetes o cualquier distracción, para que se enfoque en la comida.
  • Se creativa y ofrécele diferentes opciones. Dale porciones pequeñas de alimentos variados para que tenga la oportunidad de elegir. Así como prepárale formas y recetas divertidas para que le llame la atención el platillo.
  • Presenta sus alimentos de forma amigable. Usa platos, manteles y cubiertos especiales para él.
  • No llenes su plato de comida. Sirve porciones adecuadas a su edad y etapa.
  • Respeta sus señales de saciedad; cuando indique que ya no quiere más alimento, no lo obligues o te quedes 1 hora a que se termine lo que le serviste.
  • No uses la comida como premio o castigo, evita condicionarlo con postres o dulces. 
  • ¡Sonríe! Si él ve que es un momento positivo a la hora de comida y te ve tranquila y feliz, se acostumbrará a un ambiente positivo y feliz. 
  • ¡Sé su modelo, pues busca imitarte! Haz lo que buscas que el haga, si quieres que se coma la manzana que te vea a ti comiéndola.

 

 

Claves para no desistir en el intento

  • Aunque no se lo acabe o no le interese, incluye en cada comida todos los grupos de alimentos: alimentos de origen animal, cereales, verduras o frutas.
  • Para asegurar que a un niño no le gusta algo, se lo debes ofrecer entre 9 y 13 veces, en distintas presentaciones.
  • Es más probable que su nutrición se vea comprometida si le das de comer siempre lo mismo. 
  • No esperes que tu peque se coma un plato repleto de verduras. Es más recomendable darle pequeñas cantidades y si quiere más, que lo pida.
  • Evita insistir con el mismo alimento por días enteros. Dale la oportunidad de que poco a poco vaya probando nuevas texturas y sabores.

 

La regla de oro es que no se debe obligar a los niños a comer ningún alimento, así sean frutas o verduras. Lo importante es evitar que la hora de la comida se convierta en un martirio para tu peque o para ti. ¡Y disfrutarla! Te deseamos mucho éxito en la próxima comida.

 

¿Te gustaría recibir más información como ésta? Únete a nuestra comunidad para darle a los pequeños el mejor comienzo en la vida.

Leer más

Únete al Programa de Nutrición "Mis Primeros 1000 Días"

Tranquilidad en la crianza, a un sólo clic. Obtén semanalmente consejos personales y soluciones vía correo electrónico.

  • Aprende de nutrición a tu ritmo
  • Prueba las prácticas herramientas a tu medida
  • Consigue ayuda y las respuestas que necesitas de inmediato

¡Regístrate!

Contenido Relacionado

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!